Priscila + Samuel || Boda en Zuera

Priscila + Samuel || Boda en Zuera

Boda en el Turrullón

FOTÓGRAFO DE BODAS Huesca

Describir lo que siento cuando estoy con ellos es bastante complicado, lo intentaré. Yo no creo en el destino, no creo que las personas tengamos un final ya escrito, me gusta creer que soy dueño de mi día a día, de mi espíritu, de mi fuerza y mi capacidad de afrontar los diferentes obstáculos que me plantea la vida, que acepto de buen grado. Pero tengo que decir que cuando estoy con ellos, hacen temblar esos cimientos que tan seguros son cuando vuelvo a separarme de Priscila y Samuel. Yo conocía a Samuel de antes, siempre he dicho que es un chico con aura, con buena vibra, con suerte, positivo. Teresa de Calcuta dijo «No dejes que nadie se aleje de ti sin ser un poco más feliz» – y os puedo asegurar que cuando pasaba un rato con Samuel, me iba reforzado, con ganas de volver a ser, con alegría y júbilo. Conocí su historia de amor tiempo atrás, me hablaron de una nota que Pris le escribió cuando eran unos enanos preguntándole que si quería ser su novio, el respondió que si, ahora tengo claro que lo haría una y mil veces.

 

Quedamos un tiempo antes para hacer un reportaje preboda, sentía que teníamos que hacerlo y nos pusimos manos a la obra. Este día entendí porque Sam se enamoro de esos preciosos ojos azules que encapsulan un amor infinito. No os podéis imaginar como se iluminan al hablar de ese chaval encantador, ese profesor de religión de sonrisa mágica. Disfrutamos mucho ese día hablando de la vida, del amor y de su boda.

 

Horas antes Pris escribía en su diario, todavía temblorosa por el mal tiempo que azotaba la finca donde ellos se casarían más tarde, El Turrullón. Llegamos a Zuera y la lluvia nos estaba esperando, una pena porque la decoración de la  boda en exterior era increíble, pero no perdimos el ánimo, novia mojada, novia afortunada. La ceremonia fue preciosa, sus votos increíbles, realmente increíbles, podéis escucharlos en su blog – Hola soy Priscila – en youtube. La lluvia no quiso darnos tregua ese día, a pesar de ello intentamos realizar algunas fotos de sesión, pero los mosquitos nos dejaron a nuestra querida Pris un poco marcada, así que decidimos entrar dentro, ponernos manos a la obra y a bailar, que la vida son dos días y ya nos hemos comido uno. .

Magia, amigos, baile, familia y mucho cariño fueron las notas dominantes en el precioso día del team Solisromo, una pareja que seguiré de cerca siempre y tened claro que cuando me encuentre flojo de fuerzas, no dudaré en llamarles y quedar con ellos para que vuelvan a empaparme de optimismo. Sigan siendo felices, sigan siendo vosotros chicos.

Prev Rocio + Joan || Preboda en Zumaya
Next Bea + Diego || Boda en Zaragoza

Leave a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

ACEPTAR
Aviso de cookies